De repente, las calles las habitaban los pájaros. Entonces te asomabas a la ventana y veías pasar unos días que en nada se diferenciaban los unos de los otros excepto en el vacío creciente que estaba fuera y que se te colaba dentro, muy dentro mientras esperabas.
De repente, primavera.
Y los hombres, mujeres, niños y niñas seguían hibernando en las casas.
Puertas cerradas y balcones abiertos.
Silencio en los parques y palmas sonoras a las ocho de la tarde para hacernos compañia, para dar las imprescindibles gracias…
Porque todo suma.
Porque nada resta.
Por eso, llegado el confinamiento obligatorio, decidimos sacar de nuestro instituto, después de regar las plantas y echarle de comer a los gatos, un trabajo realizado por nuestros alumnos y alumnas del Ciclo Superior de Mecanizado. Aquellas impresoras 3D que formaban parte del currículo iniciaron una aventura solidaria en forma de pantallas protectoras COVID19 que entraron por las puertas de hospitales, asilos, policía local, guardia civil, plantas de neonatos, correos…. Saltando las barreras de la distancia llegaron primero a nuestra ciudad y, luego, a nuestro entorno más cercano y, después, viajaron a Bilbao o Ibiza, entre otros muchos lugares. A través de ellas decenas de ojos han curado, atendido, lanzado miradas de aliento a las personas enfermas en unos momentos en los que a la amenaza de contagio se sumaba la debilidad y el miedo. Pantallas de nombre tan extraño como el virus del que nos protegen: una muestra más del valor incalculable y real que posee la educación cuando cumple su objetivo, mejorar la sociedad a la que pertenece.
Entre tanto, Pepe Flor y antiguo alumnado, entre otras muchos se suman a esta iniciativa y las casas se transforman en improvisados talleres mientras Trail-Villena aporta, con sus socios, un capital solidario que nos emociona. Gracias a quienes han colaborado de manera altruista. Gracias a nuestro profesor Juan José Izquierdo quien ha estado y está al pie del cañón desde el primer día. Gracias por recordarnos quiénes somos cuando estamos juntos, por no olvidar cuánto valemos al remar en el mismo barco, todos a una.

Por eso, llegado el confinamiento obligatorio, qué mejor apuesta que estar con nuestro alumnado, más de 700 chicos y chicas que son atendidos diariamente desde el 16 de marzo con una dedicación y una entrega ejemplar por parte de nuestros 76 profesores y profesoras. Esfuerzo, vocación, entusiasmo, cariño como antídoto contra el desaliento que ha generado en los hogares mientras le echábamos pasión para contrarrestar el miedo y la incertidumbre, seguir cerca estando lejos…
Ha sido y aún es un reto para nosotros, los docentes, que hemos aceptado con voluntad y entrega, sin dejar ni un instante de pensar en la mejor forma de estar cerca y a la altura de la marea de necesidades en la que, interna y externamente, navegan las familias de nuestro alumnado, convencidos/as de que lo mejor de las pesadillas es cuando se despierta. Hasta entonces, haremos nuestro trabajo porque es lo que amamos, porque educar nos dignifica y porque nuestros alumnos y alumnas son un mapa que siempre conduce a un tesoro. Hay tantos caminos como personas.
En mi caso, en particular, gestionar esta noria de estados anímicos en la que nos hemos subido me ha costado lo suyo: recuerdo a quien se fue hace tiempo y a quien acaba de irse; extraño a mis hijos y su alborotada compañía; echo de menos a mis alumnos y alumnas, sus risas y escándalo y la necesidad de reinvertate cada día para ellos y ellas: mi trabajo es una recompensa diaria; extraño a mis amigos, vecinos, a quienes toman café por las mañanas a mi lado, la charla con la de la tienda o regatear en los puestos del mercado…
Siento, a fin de cuentas, tantas ganas de abrazar que parece que los besos se me escapan de los labios…
Sé que lo urgente nunca podrá comerse de un bocado lo importante si permanecemos juntos/as. Esa es nuestra fuerza.
Si me preguntaran qué he aprendido en estos meses, tal vez contestara una única cosa: a grandes problemas, soluciones pequeñas.
Todo suma, nada resta.

Por Ángeles Corella.